Las 13 maneras de Kati Morton para identificar y lidiar con el agotamiento del creador

El agotamiento tiene la facilidad de colarse en tu proceso creativo sin previo aviso. De hecho, últimamente se habla de los millennials como la generación del agotamiento. No siempre es fácil identificarlo, no es como cuando te enfadas y tiras al suelo el teclado de tu ordenador después de un día de locos en el que dejas tu trabajo. A menudo es mucho más sutil que eso.

El agotamiento llega cuando la recompensa por lo que hacemos es menor que el esfuerzo que hacemos para conseguirlo. Los creadores son particularmente susceptibles al agotamiento porque la recompensa siempre cambia, así lo explica la creadora de Patreon y terapeuta licenciada Kati Morton.

El núcleo del agotamiento lo forman la relación directa entre recompensa y esfuerzo. La recompensa no tiene por qué ser dinero; también puede ser el hecho de ayudar a alguien y sentirte bien, o simplemente tener la tranquilidad de saber que tu trabajo te da la libertad de hacer lo que quieras, donde quieras. O tal vez la recompensa se basa en la seguridad que buscamos a la hora de poder pagar las facturas. Personas que se dedican a otras profesiones también saben de qué va esto. Los maestros y enfermeras son un buen ejemplo, ya que en ocasiones el dinero no les ofrece una gran recompensa, pero su pasión sí.

Si trabajas muchísimas horas y no obtienes ninguna recompensa como creador, es normal que te sientas agotado, dice Morton. «Tenemos que crear pase lo que pase». Los creadores nunca dejan de crear, no importa si están resfriados o si están de vacaciones; Morton dice que ella también se siente culpable por mantener esta actitud. «El hecho de que tengamos que crear sin importar cómo nos sintamos o qué estamos haciendo nos hace más susceptibles al agotamiento», dice.

Otros factores que hacen que los creadores sean más vulnerables al agotamiento:1. Estar constantemente pendientes de números y estadísticas2. No poner un límite porque «Internet nunca descansa»3. Estar pendientes de las críticas y de la interacción constante en las redes4. La rápida evolución del sector digital (nuevas reglas, aplicaciones que cambian o dejan de funcionar, algoritmos, etc.)

¿Te sientes constantemente fatigado y fácilmente irritable incluso si has dormido toda la noche? ¿No estás contento con tus mecenas o fans? Es muy probable que sufras de agotamiento.

En este video de 1 hora de su taller en PatreCon 2018, Kati nos ofrece información sobre la definición de agotamiento, los síntomas que se deben tener en cuenta para identificarlo (¡no siempre es lo que crees que es!) Y cómo encontrar el equilibrio entre el esfuerzo y la recompensa.

Hemos recopilado las 13 ideas principales que necesitas saber para identificar y lidiar con el agotamiento como creador.

  1. El agotamiento empieza en el cerebro. No eres tú, no es que estés loco o que estés fuera de control. Si te sientes un poco ansioso, irritable o agitado, puedes estar tranquilo porque eso quiere decir que tu cerebro está trabajando. El agotamiento agranda la amígdala, la parte de tu cerebro responsable de las reacciones emocionales y del aumento del mal humor. También es lo que provoca la reacción de «lucha o huida» cuando te asustas. El agotamiento la hace más grande para que pueda activarse más fácilmente y hacer sonar la alarma durante más tiempo del necesario.
  2. El agotamiento también afecta a tu memoria y a tu capacidad de respuesta. Cuando estás estresado durante períodos prolongados de tiempo, la corteza prefrontal de tu cerebro se ve afectada, por lo que, por ejemplo, puede llegar a ser muy difícil recordar una palabra específica. También afecta a la memoria y a tu capacidad de atención, haciendo que tengas que leer un párrafo una y otra vez para comprenderlo. Simplemente no eres capaz de concentrarte. «Un cerebro agotado y uno traumatizado pueden ser muy parecidos cuando se analizan. Pero no te preocupes, el cerebro es capaz de sanarse y de adaptarse a las situaciones», dice Morton.
  3. El agotamiento no afecta a todas las personas por igual. Si bien existen varios síntomas comunes, es posible que no todos los veas reflejado en ti. Tómate tu tiempo para analizar lo que sientes y empieza a valorar tus hábitos, ya que a menudo no somos conscientes del agotamiento hasta que es realmente grave o nos impide hacer vida normal. A medida que haces ese análisis, puedes adelantarte a sus consecuencias y mejorar esos hábitos para evitar que llegue más lejos.
  4. Es posible que la recompensa no valga la pena el esfuerzo, y esto no es del todo malo. Si has analizado tu flujo de trabajo y, a pesar de trabajar muchas horas, no ves una recompensa clara, es hora de reconsiderar tu estrategia. Será muy positivo volver al estudio y reestructurar cómo haces las cosas y decidir cuánto esfuerzo le dedicarás a cada tarea.
  5. Ser negativo con uno mismo es un síntoma. Si tienes un mes de pocos ingresos, es probable que sufras una crisis de confianza. Pero realmente la forma en la que reaccionas es lo que puede provocar tu agotamiento. Por ejemplo, ¿alguna vez te han dicho en tu familia que este no es un trabajo real? ¿Este hecho provoca una autocrítica negativa cuando recuerdas esta experiencia? Si es el caso, reconsidera valorar el equilibrio entre recompensa / esfuerzo y presta atención a lo que desencadena estos sentimientos negativos dentro de tu flujo de trabajo.
  6. Tómate tiempo libre DE VERDAD. Como Internet nunca duerme, a nosotros, los creadores, nos cuesta apagar nuestros cerebros y establecer límites entre el trabajo y la vida. Está todo mezclado. Es importante que tu cerebro descanse y se recargue de energía. Para y aprovecha para almorzar, dar una vuelta por el barrio o disfruta de unas vacaciones reales. Sí, esto significa no crear contenido en tus días libres. También debes tener muy en cuenta el sueño: si no dormimos lo suficiente, no funcionamos a plena capacidad y nuestro cerebro puede colapsar.
  7. Descubre lo que te llena. Morton dice que la creación y el tiempo libre deberían ser una recompensa tan importante como respirar. Cuando creamos es cuando exhalamos. Así, ofrecemos nuestro contenido, nuestra pasión a nuestros patrocinadores, mientras exhalamos. Cuando nos cuidamos y aprovechamos el tiempo libre, respiramos aire nuevo y nos recargamos. No puedes exhalar sin inhalar. Encuentra algo que te haga sentir bien, que te llene y hazlo más a menudo.
  8. Abandona el sentimiento de culpa. Al igual que cualquier otra cosa que esté en tu lista de tareas, el cuidado personal es una tarea imprescindible. Tienes que hacerlo, no queda otra. Como eres tu propio jefe, puedes eliminar el sentimiento de culpa si apagas el cerebro de vez en cuando y haces cosas que te hagan sentir bien. No desaparece de inmediato, pero con el tiempo lo hará.
  9. Analiza tu HESC. ¿Has comido hoy? HESC son las siglas de: hambriento, enfadado, solo y cansado. Para un momento y pregúntate a lo largo del día: ¿tienes hambre? ¿Estás enfadado? ¿Estás solo? ¿Estás cansado? Compruébalo a medida que avanza la jornada. Puedes poner alarmas en tu teléfono, Apple Watch o asistente personal de IA si fuera necesario para que te avisen, pares y pienses en cómo te sientes.
  10. Conoce tus límites. Compararte con los demás no te hará sentir bien e Internet es el lugar perfecto para caer en la trampa. Recuerda que todos tenemos limitaciones diferentes por lo que no debes compararte con los demás, por muy exitosos que sean, ya que no se encuentran en las mismas circunstancias que tú. Además, no sabes lo que sucede en la vida privada del resto de personas. Sigue analizando tus hábitos y estados de ánimo para conocer tu cuerpo y tus límites.
  11. Establece límites con tus fans. Ser un creador online a menudo te predispone a las críticas, tanto de tus fans como de los trolls de Internet. ¡El salvaje oeste te espera ahí fuera! Sin embargo, es importante delimitar lo que está bien que tus fans hagan o dejen de hacer; está bien establecer expectativas por ambas partes. Si es necesario, hazles saber que te tomarás unos días libres porque te sientes agotado. Lo entenderán. Es importante que no se crucen esas líneas, así como mantener una comunicación clara con tu audiencia y ser sincero sobre tus necesidades.
  12. Mantén una rutina haciendo listas más específicas y cortas. Nuestro cerebro no puede contener más de siete cosas a la vez, así que concentra tu lista de tareas pendientes en tareas más pequeñas y alcanzables para el día a día. A medida que taches cosas de la lista y te mantengas al día con el horario establecido, te sentirás mejor, lograrás las metas que te has propuesto en poco tiempo y dejarás de estar abrumado. Esto también funciona muy bien durante el invierno, que es cuando la tristeza hace más mella en los creadores. Sé paciente mientras aprendes nuevas habilidades, como desarrollar tu musculatura en el gimnasio o aprender un nuevo idioma.
  13. Puede que sea el momento de contratar a más gente y ampliar tu equipo de trabajo. Si después de restablecer tus tareas, todavía tienes problemas para administrar tu agotamiento, tal vez sea el momento de externalizar ciertas cosas y formar un buen equipo. La mejor manera de contratar a un manager es a través del boca a boca. Habla con tu red de contactos y pide referencias, seguro que acabas encontrando a alguien que se ajuste a tus necesidades.